Etiqueta: boliche español

Pasión por los bolos, bolwling o boliche

P. Zapater09/03/2017 a las 06:00 

 

Medio centenar de aficionados pertenecen a la Asociación Española de Clubes de Bowling en Aragón, donde compiten oficialmente en una única bolera ubicada en Plaza Imperial.

El cierre de la única bolera que se encontraba en el área urbana de la capital aragonesa ha sido un golpe para los aficionados al ‘bowling’. Una mala jugada que ha obligado a sus aficionados que juegan de manera oficial a disputar sus competiciones en las únicas pistas habilitadas para ello, en Ozone Bowling, ubicadas en Plaza Imperial.

Hasta la clausura de Planet Bowling, en Grancasa, el pasado 28 de febrero, estas dos instalaciones albergaban las pruebas organizadas por la Asociación Española de Clubes de Bowling (AECB).

La de Plaza Imperial no es la única que queda en Aragón -existen otras en Cuarte de Huerva, Caspe, Jaca o Puerto Venecia-, pero sí la preferida por el medio centenar de jugadores federados con los que cuenta la Comunidad Aragonesa. Uno de ellos es Antonio Aso, jugador desde el año 2000, “poco tiempo después de que abriera Planet Bowling, en 1999”, cuenta.

Desde hace 17 años practica el ‘bowling’ de forma continua, pero sus primeras partidas las jugó mucho antes. “Hice la mili en la base americana y como tenían bolera, mi primer contacto con el ‘bowling’ fue allí. Luego, a principios de los 80, inauguraron una en Tenor Fleta, pero duró muy poquito tiempo. Donde me aficioné de verdad fue en la de Grancasa. Allí empecé a acudir asiduamente, a comprar alguna bola…”, añade.

Entre los clubes más destacados de este juego en Aragón destacan el Club Bowling Avebnor Jaca, el Aragón Club de Bowling y el Sarakosta Bowling Club. Para competir en Aragón solo disponen de la bolera Ozone Bowling de Plaza Imperial. “Puerto Venecia cuenta con una de 8 pistas, pero además de ser insuficiente, las pistas 1 y 8 tampoco valen para jugar de manera profesional porque están totalmente pegadas a la pared y no hay espacio suficiente para el jugador. Para echar unas risas vale pero para jugar un poco más en serio solo se puede en las 6 pistas centrales”.

Tanto la bolera de Jaca como la de Cuarte de Huerva (de 10 pistas) están dotadas de un sistema antiguo en el que “los bolos cuelgan de una cuerda y para competiciones oficiales no es efectiva”, matiza Aso.

Adquirir un buen nivel para entrar en competición lleva tiempo aunque “en una temporada o dos se puede llegar a competir, aunque no a primer nivel. Luego se trata de ir perfeccionando y mejorando -señala el jugador del club Sarakosta, que ascendió a primera nacional el pasado año-. Todo el mundo es bienvenido en los clubes aragoneses de bowling”.

La ficha de la temporada solo cuesta 30 euros y “cualquier bola de la bolera vale para empezar y luego, según se vaya cogiendo nivel, uno puede comprarse sus propias bolas para competir”, comenta.

Su precio oscila entre los 65 y los 300 euros. Una buena bola para ‘strike’ o ‘primera bola’, “que es con la que tiras para todos los bolos tiene un precio medio entre 180 y 220 euros. Para los bolos sueltos, bolas de remate que por 70 euros ya dan buenos resultados”.

“Sin duda, hay aficiones más caras. Jugar al bowling una partida cuesta 4 euros y competir en Zaragoza es relativamente asequible. Además, la bolera hace un precio especial a los federados. Distinto es para quienes juegan competiciones nacionales: “Si nos toca salir a Madrid, Valencia o La Coruña… eso ya cuesta más dinero porque no hay nada subvencionado”, dice Aso.